3) Modelo 1 a 1, soft libre y capacitación docente: el caso de La Tablada

La incorporación de tecnologías digitales en la educación primaria común se lleva adelante hace aproximadamente veinte años. Diferentes han sido las modalidades en las que se han incluido éstas en la vida escolar: desde el laboratorio de informática durante aproximadamente dos décadas hasta la actualidad, en la que se ha optado por modelos 1 a  1 o “Una computadora, un alumno”. Concretamente, en nuestra región la mayoría de los países llevan adelante este tipo de incorporaciones, desde el Plan Ceibal en Uruguay, pasando por Conectar Igualdad en Argentina  hasta el proyecto Canaima en Venezuela. Si bien cada uno de estos programas presentan especificidades propias, también se observan convergencias entre ellos (como por ejemplo la propiedad en comodato de la netbook entregada).
En esta oportunidad, el encuentro tomará como punto de partida una experiencia de capacitación de modelo uno a uno llevada a cabo en La Tablada, Provincia de Buenos Aires, durante 2011. La misma, entre otras cosas, resulta de interés ya que se centra en el abordaje de una de experiencia en la que los docentes debían enfrentarse con el software libre (plataforma Sugar) corriendo sobre las máquinas XO (originadas en el proyecto OLPC). Específicamente, se presenta un trabajo Lorena Paz (quien vendrá a exponerlo) y Gustavo Ibarra:

Ibarra, G. y Paz, L. (2012) La Plataforma SUGAR bajo la lupa de los criterios de usabilidad_ Laboratorio Móvil de Usabilidad Educativa

Se agrega el blog de la experiencia, ya que ahí se encuentran las capturas de pantalla a las que se  refieren en el texto, los comentarios de los maestros escaneados, etc.
 http://olpcenlatablada.blogspot.com.ar/

El Seminario se llevará adelante el 24 de agosto a las 14hs. en el Centro Ciencia, Tecnología y Sociedad (CCTS), Virasoro 732 – CABA.

  •   Desarrollo de la reunión

El desarrollo de la reunión puede dividirse en tres momentos. El primero fue relativo al   reconocimiento del hardware (XO) y software (Sugar) de las netbooks entregadas por parte de los presentes. El segundo, se focalizó en un relato de la experiencia de la capacitación y la entrada de la XO-Sugar a la vida docente, junto con la cual los implementadores rastrearon, al mismo tiempo, el feedback de los docentes respecto a la usabilidad dela Plataforma.  El tercero y  último, consistió en el debate acerca de una serie de interrogantes surgidos de la presentación (la inclusión digital, el lugar de la institución educativa, el papel docente, la relación con la tecnología en general) que, si bien exceden a la implementación de programas uno a uno, la atraviesan en su conjunto.

El primer de los momentos aludidos tuvo como protagonista al hardware XO (un artefacto diseñado ergonómicamente para niños) y al software libre (SL) que corre en el mismo, la plataforma Sugar (una plataforma diseñada también para niños, aunque no necesariamente para el ámbito educativo). Además, se describió sucintamente la “cabeza” del proyecto:Nicholas Negroponte, y el papel del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) en la entrega de equipamiento económico a países en desarrollo. En relación a Sugar ( creada por C. Batro -discípulo de Piaget-), se aludió que tiene como fin el autoaprendizaje, o sea, que el niño desarrolle y construya aprendizaje a través de la manipulación del mismo, utilizando su intuición. En algún sentido, con esta plataforma el lugar del docente, más precisamente la propuesta que lleva adelante el docente, sin negar su importancia, no es el principal motor de trabajo. Justamente, la propuesta radica en que el niño -en los múltiples espacios que comparte, tanto al interior del establecimiento educativo como en todos los otros lugares en donde se construye-, pueda aprender con esta tecnología digital.

Ya en el segundo de los momentos nos adentramos en la experiencia llevada adelante en La Tablada.La misma fue costeada por un empresario que compró 600 XO y las entregó en esta escuela confesional del conurbano bonaerense. Una de las primeras aclaraciones realizadas por los implementadores fue la relativa a la importancia de que el equipamiento fuera primero tenido y conocido por los docentes. En este sentido, dichos actores dispusieron del equipamiento antes de la entrega de las XO a los estudiantes. Como mencionamos más arriba, paralelamente a la capacitación, un objetivo adicional fue medir la usabilidad del artefacto, pero, sobre todo, de la plataforma Sugar. Dicho concepto refiere a una medida de satisfacción del usuario. En esta misma línea, se consideró necesario detectar aquellos problemas o dificultades con los que se encontraban los docentes al momento de utilizar el artefacto. En este sentido, algunos de los principales obstáculos documentados han sido que la red malla (intranet) en general no funcionaba, el tamaño del teclado y el desconocimiento del SL.

Del relato surgió la idea de separar la medición de dicha usabilidad en los diferentes aspectos de la implementación, en función de sus diferentes lógicas. Así, por un lado, se podría indagar en la usabilidad del artefacto o en la capa del Hardware; por otro, en la capa de software y finalmente en la capa de la infraestructura (adonde ubicaríamos los problemas de conectividad). De esta forma, también se podría separar aquello fácilmente modificable (un error de traducción en alguna herramienta, una visualización dificultosa o poco intuitiva, etc.) de aquello más engorroso, como puede ser la ergonometría de un artefacto, por ejemplo.

Por último, el tercer momento del Seminario, refirió a cuestiones de índole teórica.  En principio, la principal inquietud giró en torno al concepto de “inclusión digital”. ¿Qué se entiende por el mismo? A la vez, ¿cómo éste se relaciona, o en qué medida lo hace, con el concepto de “inclusión social”?

Al mismo tiempo, se discutió sobre el lugar de la escuela. Esto es: ¿por qué la escuela es el medio más conveniente para la introducción de tecnología digital? Aunque, a primera vista, esto parece una obviedad, el debate mostró que no se explica separadamente de lo que se entienda por inclusión digital y social. Finalmente, ello derivó en la necesidad de diferenciar ambas nociones, no sólo en la teoría, sino también en la práctica. De acuerdo a uno u otro modelo y objetivo, las instituciones educativas deberían poder diferenciarse según sus condiciones socio-económicas particulares.

En otro orden, una de las inquietudes sobre la que también se discurrió es la concepción de enseñanza y aprendizaje sobre la que se asientan este tipo de incorporaciones cosa que,  por supuesto, excede al modelo uno a uno, así como a cualquier otro tipo de incorporación de tecnologías digitales e Internet. No obstante, se señaló que sigue siendo necesario re-pensar la instancia pedagógica en sí misma, qué concepción de conocimiento subyace, el rol de los estudiantes, así como de los docentes, entre otras cuestiones.

Si bien este último tramo ha quedado con más interrogantes que respuestas, resultó fructífero comenzar a considerar este tipo de incorporaciones, así como sus diferentes aristas.